El despido de  Kevin Spacey , acusado de múltiples abusos sexuales, de " House of Cards", la serie de  Netflix que protagonizaba y producía, y de otros proyectos con el gigante de streaming que no se estrenarán le costaron a esa plataforma 39 millones de dólares, según los resultados económicos de la compañía del cuarto trimestre de 2017.

En noviembre, Netflix anunció que cortaría los lazos con el actor después de varias acusaciones de agresión sexual a compañeros y colegas. La sexta y última temporada de la serie se centrará en el personaje de la actriz Robin Wright.

Netflix también anunció que no seguiría adelante con una película biográfica del escritor Gore Vidal, fallecido en 2012, y que estaba previsto que protagonizara Spacey. El film se encontraba en fase de posproducción cuando se desechó.

El actor fue acusado a finales de octubre por otro actor, Anthony Rapp. El acoso tuvo lugar en 1986, cuando Spacey tenía 26 años y Rapp 14, según contó el segundo a una revista.

Al conocerse la impactante noticia, Spacey publicó inmediatamente un comunicado en el que pedía perdón por su actitud, aunque decía no recordar el hecho en sí ya que ocurrió en una fiesta en la que iba borracho. El actor aprovechó también para salir del armario y contar que tras muchos años con relaciones tanto con hombres como con mujeres, ahora vive "una vida gay".