Marilyn Manson cantaba la canción "Sweet Dreams (Are made of this)" de Eurythmics en un recital en Nueva York cuando inesperadamente se le cayó el decorado del escenario encima. 

Dos pistolas aplastaron al músico, quien dejó de cantar. Su banda y también los asistentes corrieron a asistirlo, para quitarle la escenografía de encima. En segundos, la música se cortó y las luces se apagaron, después de 45 minutos de haber comenzado el espectáculo. 

Los asistentes captaron el momento exacto en donde el decorado cae sobre Manson: 

 
 
Hasta el momento, no se conoce la gravedad de las lesiones y tampoco se sabe con certeza si podrá o no continuar con las siguientes presentaciones de su tour mundial.