El actor confesó que la crianza de los pequeños lo tiene agotado.

Este año, George Clooney y su esposa Amal Alamuddin se convirtieron en padres primerizos de gemelos,tras dos años y medio de matrimonio. Y si bien la crianza de Ella y Alexander forma parte del momento más felicidades sus vidas, conlleva un arduo trabajo.

En este sentido, el actor de Hollywood habló de cómo afronta el nuevo rol con el Daily Mail"Los bebés no lloran. Lloro yo más que ellos. Ahora mismo, lloro cuatro veces al día porque estoy tremendamente cansado".

Además, Clooney reveló que su mujer también duerme dos horas ya que alimenta a sus pequeños y los amamanta varias veces al día. "No era consciente de cómo iba a ser mi vida. Todos mis amigos tienen hijos y yo soy el padrino de unos 20, por lo que creía saber lo que esto implicaba", admitió.

Por último, George mostró su intenso amor por sus hijos y dio cuenta de la plenitud que siente con la simpatía que transmiten los bebés: "De repente tengo estos dos cabeza de chorlito a mi lado, haciéndome reír todos los días", concluyó.