Este sábado, el príncipe Enrique, más conocido como Harry, de Inglaterra y la actriz estadounidense Meghan Markle se casaron en la ciudad de Windsor, rodeados de una gran multitud.

Tras la ceremonia, que duró una hora, los recién casados pasearon en carroza por toda la localidad, la cual se encuentra a una hora del oeste de Londres. Al final del recorrido, comenzará la parte privada de la boda, donde la abuela del novio, la reina Isabel II, ofrecerá un almuerzo en el castillo de Windsor.

Luego, se realizará una gran fiesta de noche en la mansión Frogmore, gentileza del padre del novio el príncipe Carlos de Gales.