Mariah Carey protagonizó una escena muy divertida junto a sus hijos arriba de un escenario de Las Vegas. Moroccan y Monroe de siete años cada uno, se animaron a estar en pleno show junto con su mamá e hicieron reír al público. 

Mientras Mariah cantaba "Always Be My Baby", los hermanos repartieron remeras a los fanáticos del público y para sorpresa de todos los presentes, Moroccan introdujo la bolsa vacía en su cabeza.  

Su madre, paró de cantar y le dijo: "Oh no, don´t do that", (Oh, no. No hagas eso). Las risas de la audiencia resonaron por todo el lugar y Carey continuó con su show, según reveló The Daily Mail


¡Mirá el video!