A poco tiempo de la entrega de los premios Oscar, un artista urbano, Plastic Jesus, decidió realizar una estatua del famoso productor Harvey Weinstein, en color dorada y de una manera polémica ya que sostiene una estatuilla de la Academia a la altura de su entrepierna y se encuentra sentado en un pequeño sofá sobre una alfombra roja.

Además, tiene una llamativa frase: "Casting Couch" o "sofá de las audiciones", en referencia al "casting de sofá", es decir la práctica de pedir favores sexuales a las mujeres a cambio de ayudarlas en sus carreras en Hollywood.

Weinstein, ganador de un Oscar por "Shakespeare Enamorado" en 1998, enfrenta múltiples acusaciones de violación, intimidación y acoso sexual a varias actrices.

En cuanto al artista que realizó la pieza, no es la primera vez que hace algo de este estilo y a pocos días de la famosa gala de la Academia.

En 2015, desveló una estatua parecida a la de los premios Oscar agachada aspirando cocaína, bajo el nombre "Las mejores fiestas de Hollywood".

Al año siguiente, rodeó con un muro de 15 centímetros de altura la estrella de Donald Trump en el Paseo de la Fama de Hollywood.