Si hay algo que sabe hacer muy bien Kim Kardashian es hacer que se hable de ella. Con motivo del lanzamiento de su nuevo perfume, la mediática estadounidense puso "toda la carne al asador".

La morocha decidió usar su propio cuerpo para hacer el envase de la fragancia. Para so, se desnudó y moldeó cada una de sus famosísimas curvas. Y obvio... ¡lo compartió en Instagram!

"La fragancia que lanzaremos en mayo, KKW Body, es fantástica. Básicamente es una escultura de mi cuerpo", compartió Kim, madre de North, Saint y Chicago West en una entrevista con la revista Business of Fashion. "Es muy cool. La esencia es muy buena, estoy orgullosa de esto. Su aroma es como me imagino que huele el oro", agregó la estrella de 37 años