No lo agarraron en un buen día. Justin Bieber se portó muy mal con un hombre que se le acercó para tomarse una selfie. En lugar de acceder al pedido o a lo sumo negarse a la foto, el cantante pop canadiense tomó el celular del joven y lo tiró al piso.

La violenta reacción quedó registrada y se viralizó en las redes sociales. 

El teléfono del seguidor de Justin quedó totalmente destrozado tras la inesperada reacción.