Parece que Justin Bieber y Selena Gomez están destinados a estar juntos. Luego de varias idas y vueltas, otros amores en el medio y rumores de infidelidad, la pareja que comenzó su romance en 2010, decidió volver a darle otra oportunidad al amor y parece que esta vez se viene con todo.

Los tortolitos se alejaron de la ciudad y de los medios para poder pasar un fin de semana a solas sin la constante presión de los paparazzis.

Este sábado el cantante canadiense y la artista fueron vistos abordando un jet privado en Van Nuys, California con dirección a un destino desconocido.

La cantante norteamericana llevaba un outfit negro y un bolso del mismo color, mientras que él unos jeans y una colorida campera.