David Joyner, el hombre adentro del traje de "Barney, el dinosaurio", dejó de lado la actuación y ahora se dedica a dar clases de sexo tántrico.

El hombre de 54 años promociona su servicio de boca en boca y a través de Tinder, según informó Vice. La clase sale 350 dólares y cada sesión dura entre 3 y 4 horas.

Por ese precio sus clientas reciben "un baño ritual, un balance de los chakras y un masaje", así como “orgasmos cósmicos y alucinantes".

Joyner descubrió el tantra cuando tenía 20 años. Hasta el momento tiene 30 clientas a quienes llama "Diosas".  

"La energía que traía mientras estaba en el traje está fundada en la base del tantra, que es el amor. Todo se desarrolla, crece y evoluciona del amor. Incluso cuando tienes la energía bloqueada emocionalmente, la mejor forma de removerla es removerla con amor, y entonces reemplazarla con el amor divino de Dios. El amor sana y te permite seguir creciendo", aseguró sobre su trabajo anterior.

"Antes de ponerme el disfraz de 'Barney, le rezaba a Dios y le pedía que me dejara su amoroso espíritu divino para fluir a través de mí, a través del disfraz, y dejar que eso atrajera a los niños. Los niños están más conectados espiritualmente que los adultos. Muchas veces, cuando veo niños y salgo a la tienda, o lo que sea, ellos empiezan a mirar. Yo hago la broma: 'Sabes quién soy yo'", manifestó.