El 19 dse mayo próximo se vivirá un evento único: el príncipe Harry, hijo de Lady Di, se casará con Meghan Markle. Pese a los preparativos y la gran expectativa por la fiesta, hay algo que opaca la ceremonia: la ausencia de Thomas Markle, el padre de la novia. 

Meghan y su prometido, el príncipe Harry 

Sucede que el hombre sufrió un ataque cardíaco y deben someterlo a una cirugía cardíaca para reparar daños e instalarle un 'stent'. El portal TMZ se comunicó con él y confirmó que no iría a la ceremonia: "Odio la idea de perderme uno de los mejores momentos de la historia y de llevar a mi hija al altar".  

Además de este problema, la novia atraviesa otros dramas: ninguno de sus tíos ni su medio hermano fueron invitados al evento. Un verdadero escándalo real.