Después del escándalo con el productor Harvey Weinstein, acusado de acoso sexual en reiteradas oportunidades, Hollywood no volvió a ser el mismo, ya que estos reclamos comenzaron a masificarse y mancharon la carrera de artistas como Kevin Spacey, Dustin Hoffman, Louis C.K y recientemente James Franco

También sirvió para revivir viejas denuncias, y una de ellas fue la que realizó Dylan Farrow en los 90, acusando a su padrastro, Woody Allen, de abuso sexual. Farrow, dio una entrevista recientemente en la cual reafirmó todas sus acusaciones contra el director de cine. 

En el medio de las críticas, la actriz Diane Keaton defendió a Allen mediante Twitter: "Woody Allen es mi amigo y continúo creyendo en él", escribió la mujer y adjuntó una entrevista al cineasta en 1992 en el programa 60 minutos, en la cual se defendía de las acusaciones de su hija adoptiva. 

Actores que trabajaron junto a él, como Rebecca Hall y Timothée Chalamet donaron sus sueldos ganados en las películas que protagonizaron de Allen, mientras que Selena Gomez (protagonista de "A Rainy Day in New York", junto con Chalamet) contribuyó a la causa Time's Up