Daniel Day-Lewis impactó a todo el mundo al anunciar, meses atrás, que se retiraba definitivamente de la actuación.

El ganador de tres premios Oscar ("Lincoln", 2012; "There Will Be Blood", 2007; y "Mi pie izquierdo", 1989) publicó un comunicado en julio en el que informaba que dejaba la interpretación una vez que concluyese el rodaje de "El hilo invisible", su última colaboración con el director Paul Thomas Anderson.

Day-Lewis con sus tres premios Oscar

El actor, de 60 años, no dio muchos detalles hasta ahora. En una entrevista con la revista W, Day-Lewis decidió hablar sobre el tema. 

"Antes de comenzar a filmar, no sabía que iba a dejar de actuar. Sí sé que Paul Thomas Anderson y yo nos reímos mucho antes de hacer la película, pero de repente dejamos de hacerlo, porque a los dos nos invadía una sensación de tristeza. Eso nos tomó por sorpresa: no sabíamos lo que habíamos creado con este proyecto. Fue difícil vivir con eso, y lo sigue siendo", confesó el actor.

El actor también cuenta que todavía no vio la película, y que no tiene planes de hacerlo. "No sé por qué decidí eso", dijo sobre su retiro.

"Pero es algo que sentí, y que estaba ahí. El hecho de no querer ver la película está conectado con la decisión que tomé de dejar de trabajar como actor", contó afirmando que la tristeza es algo que lo acompaña últimamente. "Comencé a sentirla mientras contábamos la historia, y no sé decir realmente por qué", agregó.

Por último, Day-Lewis se refirió al momento en que decidió contarle al mundo que se retiraría. "Sé que fue inusual hacer un comunicado, pero quería trazar una línea. No quería ser arrastrado hacia otro proyecto", aseguró.

"Toda mi vida hablé de como debería dejar de actuar, pero no sé por qué esta vez fue diferente. El impulso de abandonar se instaló fuerte en mí y se convirtió en un disparador. Era algo que tenía que hacer", finalizó.