@Rfiliguera 

Una trayectoria en plena actividad y en la mayor legitimidad de sus potenciales recursos. Una vida de epopeya, de dificultades, progresos, fracasos y discriminaciones. Una vida dedicada al mundo del arte, a las convicciones y al desafío. Hoy cumple 90 años Clint Eastwood. Ya instalado como figura legendaria del cine de Hollywood de todos los tiempos es, sin lugar a dudas, un artista que como realizador ha registrado, probablemente, obras históricas y de denuncia social de enorme impacto.

Clint Eastwood Jr. nació el 31 de mayo de 1930, precisamente, en el período denominado como la Gran Depresión y que destruía el basamento social de una nación y dejaba, en consecuencia, a numerosas familias en estado total de indigencia. De esta manera, don Clint padre iba a realizar ingentes esfuerzos para mantener a su hijo, su hija mayor Jeanne y a su esposa Ruth. Así dadas las cosas, con empleos temporales, fue soportando el temporal de la mejor manera posible. Y, en derredor de las dificultades apuntadas, Clint va a transitar diversas localidades que le darán una experiencia de nómade fabulosa.

De esta manera, sin amigos fijos ni ambiente social estable, el derrotero de aquel joven lo ubica como una suerte de lobo estepario alejado de la conciencia de la comunidad. En tanto, Clint pasaba muchas horas y muchos días en la granja de su abuela; su carácter extremadamente introvertido lo hacía, en cambio, mantener firmes vínculos con los animales del lugar.

Del padre, particularmente, Clint va heredar la destreza física, la habilidad para las cuestiones manuales y se convierte, por otra parte, en un eximio nadador. Y con sólo 15 años acude a un concierto que marcará uno los aspectos más relevantes de su trayectoria: su pasión por el jazz. Muchos años después rodaría el filme “Bird” en tributo al legendario saxofonista Charlie Parker, uno de sus verdaderos ídolos.

Conquistar chicas en las piscinas

Sin cejar un ápice en su espíritu aventurero, tiempo después encara una travesía por el sur de California con su auto viejo y roto que merecía, en ese entonces, un urgente service a full. Y así fue recorriendo su derrotero existencial, pletórico de experiencias y que le va a generar una sincera amistad con dos compañeros de la escuela con quienes comenzará a frecuentar piscinas de la citada ciudad en la búsqueda de renovar sus amistades y así contemplar nuevos e impactantes vínculos afectivos. Estos muchachos ávidos de emociones fuertes, en definitiva, lograban colarse en aquellas reuniones que, por nuestras playas, se denominaban como los clásicos “asaltos” y que eran llevados por las clases media y altas. Por otra parte, en esa búsqueda, también, de ir ganándose el sustento nuestro de cada día, Clint y sus amigos se van a enrolar en la actividad de bomberos forestales.

A los pocos meses de iniciarse en este oficio, un incendio lo alcanzaría a Clint en pleno desarrollo de labor y, prácticamente envuelto en llamas, salvó su vida, convirtiéndose, impensadamente, con el paso de los años, en un enorme conocedor de la subsistencia y el salvataje.

Laburos y changas

Y así dadas las cosas, luego de ir y venir por una serie de oficios, Clint es convocado en 1949 por el ejército en plena antesala de la guerra de Corea a la que acude, siempre, con su generoso esfuerzo. Y en uno de esos interregnos brindados para el descanso y el divertimento, Clint va a conocer a su futura esposa Maggie Johnson. Precisamente, su futura mujer va a ostentar, como dos gotas de agua, un espíritu fuerte y de carácter independiente, increíblemente parecido al de Clint.

Y he aquí un detalle para nada menor en su recorrido laboral. Muchos de sus compañeros militares lo instan a que tratara de meterse en el cine de Hollywood, debido a su gran atractivo; sin embargo, dicha circunstancia no convence demasiado al futuro actor. Entonces va a continuar ganándose el mango cotidiano como conserje de hotel y también en una gasolinera; empero, la subsistencia económica se tornaba cada vez más complicada. Ante la crisis de este panorama, Clint decidió dar curso a las sugerencias de sus amigos y fue así que se presentó a una convocatoria de actores que se encontraba realizando la legendaria empresa Universal.

Debut en el cine

Y precisamente, su debut como actor fue en la “Revancha del monstruo de la laguna negra”, dirigida por el emblemático Jack Arnold, realizador de filmes de terror de muy bajo presupuesto. Y en la continuidad de su primera etapa en el mundo del cine, se fueron presentando participaciones de escasa o nula relevancia artística. A pesar de ello, su salario le había otorgado una generosa tranquilidad en los temas financieros; tranquilidad, sin embargo, que no iba a durar mucho debido a que no se le efectuó la renovación de su contrato.

Nuevamente en fojas cero. Entonces Clint acudió a otra histórica empresa, la RKO, y comenzó a barajar las cartas, nuevamente, desde el inicio. Participó en dos o tres producciones de poca monta y luego fue testigo de otra hecatombe al derrumbarse económicamente la mencionada empresa hasta su desaparición definitiva. Como paradoja del destino, Clint ganaba más dinero limpiando piscinas que por todas las participaciones espaciadas que había realizado hasta ese entonces en el mundo del cine. No obstante, su interés no cejaba y, cada tanto, le preguntaba a su agente: “Hola... ¿cómo estás? ¿Surgió algo para mí?”. Y la suerte parecía que no era la mejor carta de presentación para el joven intérprete, cuyas acciones se iban dando en plena cuesta abajo. Algunas actuaciones en lo que hoy se denomina como series y algún otro olvidable filme, entre medio de esos trabajos, no generaban, en consecuencia, valiosas expectativas; todo lo contrario, más bien, angustia y desolación.

Sergio Leone y el “spaghetti western

Su participación en la serie “Rawhide” generó otro panorama, máxime cuando se confirmó una nueva temporada, y luego de su separación de Maggie, Clint conoció a Roxanne, su segunda esposa. Y así, otro detalle fundamental en su derrotero artístico. Clint recibió la propuesta de participar en una extraña película del Lejano Oeste, con firmes reminiscencias de “Los siete samuráis”, del maestro japonés Akira Kurosawa, y dirigida por un realizador europeo, cuasi desconocido Sergio Leone. Rodado en España, “Por un puñado de dólares” se convirtió, para el iluso Clint, en un filme elogiado por la crítica de Estados Unidos y, también, por el público. Luego, vino “La muerte tenía su precio” y la sociedad artística Leone-Eastwood posibilitó una valiosa ganancia desde lo personal y hasta en el marco de la producción. Luego de un paso frustrado por la continuidad de “Rawhide”, Clint tuvo una oferta generosamente apetecible de Leone para dar curso al exitosísimo filme “El bueno, el malo y el feo”, producción que le posibilitó ganar más de 250.000 dólares. La United Artists, entonces, compró los derechos de los citados filmes y Estados Unidos se convirtió en la mejor boca de proyección internacional de aquellos inolvidables westerns.

Malpaso, su productora

Y de esta manera, en 1969 Clint generó su propia productora, Malpaso, que lleva ese nombre en homenaje a un río cuya vertiente transcurre por algunos de los terrenos ubicados en la localidad de Carmen, donde Clint, precisamente, tenía ubicada su casa. Y la productora Malpaso se va a convertir, en consecuencia, en una verdadera página de las convicciones profesionales de Clint. Es decir, poder plasmar obras de autor de bajo presupuesto con la integración de profesionales de primera valía, en todos los órdenes de la actuación, así como también en los diferentes armados técnicos. Por otra parte, van a crecer bajo su ala y apoyados económicamente por Clint, incipientes realizadores de la talla de Michael Cimino, James Fargo y Sondra Locke. En consecuencia, va a continuar su carrera de actor en diversas producciones que le van a posibilitar, en tanto, la circunstancia de poder invertir esas ganancias en sus obras de cine de autor. Siguieron, entonces, varios filmes, entre ellos “Donde las águilas se atreven”, rodada en Europa, oportunidad en que generó una fuerte amistad con Richard Burton y su esposa Elizabeth Taylor. A todo esto, Clint, hablando de amistades precisamente, entabla una potente sociedad con Don Siegel, que lo va a dirigir en varios filmes, entre ellos la magistral e impactante “Decepcionadas”.

“Harry, el sucio” y las obras maestras

Después, hará su aparición en escena su emblemático detective conocido como “Harry, el sucio”, thriller que consagraron a un personaje en cuatro filmes, duramente cuestionado por un gran sector de la crítica y la sociedad, debido a sus actitudes de reaccionario y defensor a ultranza de la filosofía de justicia por mano propia.

Y así va la vida, continuando una recorrida en la filmografía de Clint, se podrá encontrar producciones de la enjundia de “Cazador blanco, corazón negro”, “Million Dollar Baby”, “Río Místico”, “Cartas desde Iwo Jima, “El jinete pálido”, “Los imperdonables”, “Crimen verdadero”, “Los puentes de Madison”, “Gran Torino”, “El francotirador” y su último filme, “El caso de Richard Jewell”, otra audaz denuncia, al mejor estilo y convicciones del artista. Precisamente, hoy todos los seguidores de Clint Eastwood van a alzar también la copa en tributo a ese gran maestro que a sus pujantes 90 años nos sigue sorprendiendo y ayudando a pensar, debatir y analizar el comportamiento humano en todos los niveles sociales. La leyenda de la superación y el coraje de Clint Eastwood continúa más vigente que nunca.

APORTE CREATIVO
Premios y reconocimientos

Probablemente es uno de los realizadores más importantes de toda la historia del séptimo arte norteamericano. Duramente criticado como actor, alcanzó luego, como realizador, páginas memorables y de fuerte cuestionamiento en lo social y en lo político. A los 90 años, luego de su último filme, conserva intactas sus ganas, su pasión y su búsqueda creativa. Recibió presiones, críticas y amenazas como en su filme “El caso de Richard Jewell”; sin embargo, nada lo ha apartado de sus objetivos y su mira en el arte de comenzar y finalizar un rodaje, tal como lo diseñó. De pocas palabras, austero, algo huraño en su semblante, sin embargo, Clint Eastwood nos permite analizar cada gesto, cada circunstancia de la atribulada sociedad contemporánea.

Ganador de cinco Oscar, su producción como actor, autor y director sigue generando un aporte incuestionable al mundo de la cultura y el arte cinematográfica. 

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos