Beyonce gastó parte de su fortuna en comprar un antiguo edificio del sigo XX que tiempo atrás era una iglesia de casi 700 metros cuadrados ubicado en el Garden District en Nueva Orleans.

Aún se desconoce el uso que le dará la cantante pero, según fuertes rumores, lo convertirá en una gran vivienda. 

Con respecto al establecimiento religioso, éste se encontraba en desuso tras el fallecimiento de un pastor que habitaba en ese lugar. 

En cuanto al valor de la propiedad era de 850 mil dólares aunque no se sabe si esta cifra fue la misma que pagó la artista debido a que ella la adquirió mediante un fideicomiso.