Ariana Grande brindó un gran show en el popular festival de Coachella pero su performance se vio opacada por un insólito incidente.

Alguien de las miles de personajes le lanzó un limón que iba directo al rostro de la joven cantante pop. Para su fortuna, la puntería no fue tan precisa y le pegó en un pecho. 

Sin que la afectase, Ariana continuó cantando y bailando para sus fans. Aún así, su público se dio cuenta de lo ocurrido y se alegró cuando vieron que nada le había sucedido a su ídola. 

¡Mirá el "limonazo"!