@jimegol20

Pocos recuerdan que Wanda una vez contó que su papá es tío de Evangelina, por lo cual, son primas lejanas. Pero luego ambas sospecharon que la otra tuvo un romance con su novio (Maxi López y Martín Demichelis respectivamente) y la mala onda se instaló entre ellas. Ahora, se sacan chispas con sus refinados looks europeos.

Wanda Nara

Con sólo 32 años, la esposa y manager de Mauro Icardi logró perfeccionar su imagen sin perder su esencia del “más es más”. Poco queda de aquella joven que se volvió famosa gracias a un fotógrafo que la inmortalizó en un balcón con los calzoncillos de Diego Maradona puestos (según los rumores, tras haber pasado la noche juntos). La Wanda nueva en versión europea y empresaria ostenta cientos de zapatos, una colección de carteras Birkin (las más lujosas), prendas de los mejores diseñadores del mundo y joyas dignas de la realeza.

En un principio, cuando Wanda recién desembarcaba en el Viejo Continente y aún pasaba inadvertida, las compras en las mejores boutiques europeas salían de su bolsillo (o el de Mauro Icardi). Sin embargo, esto cambió a medida que sus looks ganaron notoriedad y espacio en las revistas italianas. Casas como Gucci o Versace comenzaron a obsequiarle prendas de sus últimas colecciones para que la rubia las luciera en sus redes sociales (ostenta más de 5 millones de seguidores).

Para Wanda la etiqueta lo es todo. En su cuenta de Instagram, la rubia comparte sus looks de entrecasa en ropa interior de Moschino o pijamas de Louis Vuitton, así como tapados de Balenciaga, vestidos de Versace y carteras Gucci. En su guardarropas predominan los vestidos mega escotados, las botas bucaneras, las camperas de cuero tipo motoqueras, los jeans ajustados y las carteras cortas con manijas.

Una blonda en las calles de Milán

Siempre fiel a su estilo, Wanda prefiere los looks sensuales, que destaquen sus curvas y se vean “chic” en las lentes de los paparazzis europeos que la persiguen por las calles de Milán. Sin dudas, una chica que supo evolucionar.

Evangelina Anderson

A pesar de que la mujer de Martín Demichelis no se muestra tanto públicamente como Wanda, sí comparte el gusto por el diseño europeo. La carrera de su marido la llevó por Alemania, Inglaterra y España, donde finalmente optaron por instalarse. La ex vedette y modelo nutrió su estilo con las mejores casas de moda de esos destinos, aunque fue Marbella el lugar que más influyó en su cambio de imagen. De contextura pequeña y brillantes ojos celestes, Anderson solía protagonizar las campañas de las principales marcas de lencería locales. Algo que volvió a ocurrir cuando decidió retomar su carrera y una agencia de modelos europea comenzó a representarla.

Eva comparte sus looks veraniegos con 1.200.000 seguidores en su cuenta de Instagram. Vestidos cortos y largos, prendas floreadas, sacos, camperas de jean y monos son sus preferidos, mientras que los zapatos son su perdición. No importa de qué tipo sean, siempre y cuando tengan taco. Las capelinas también forman parte de sus elecciones diurnas, siempre a tono con el vestido de ese momento. La realidad es que al ser tan “diosa” no hay nada que le quede mal: minifaldas, polleras acampanadas con zapatillas: todo eso y más se pone la bella Evangelina y siempre queda divina. Los “odiadores” de siempre le recuerdan a Eva sus comienzos como bailarina de programas de cumbia. Ella sonríe y vuelve a su mansión...

Marbella, rendida a sus pies

La esposa de Demichelis comparte con Wanda el gusto por las prendas sensuales y los escotes en todas sus formas. Parece que, a pesar de su eterna rivalidad, ambas comparten la misma estética.