@rfilighera

Volvió al ruedo laboral en la calle Corrientes. Aunque nunca dejó de trabajar y fue, por otra parte, su actividad el principal sostén para instalarse en la vida de relaciones, luego de las dificultades que le tocó experimentar debido a una severa crisis emocional que impactó como un antes y un después en su existencia. Sin embargo, Matías Alé, como el Ave Fénix, resucitó entre las cenizas y se encuentra protagonizando junto a un importante elenco la comedia “Mi mujer se llama Mauricio”, de interesante recepción de taquilla. Rescatando aquel viejo dicho teatral de que no existen personajes chicos o grandes sino trabajos buenos o malos, para el intérprete “la comedia es uno de los géneros por excelencia que nos permiten apostar a un verdadero desafío artístico. Me siento muy cómodo haciendo teatro pero a su vez también me encanta otros ámbitos como la televisión”.

En ese sentido, Matías Alé recordó su paso por la ficción “El hombre de tu vida”, de Juan José Campanella, oportunidad “donde tuve la posibilidad de plasmar una labor de composición de la mano de un director que me permitió recurrir a todos mis recursos y me brindó su apoyo desde el vamos. Para mí fue fundamental porque en esos momentos me encontraba bastante abatido ya que había gente, recuerdo que se trataba de una ex, que se dedicaba a bardearme y a hostigarme de manera permanente. Esta labor, y le agradezco muchísimo a Juan, me instaló con mucha seguridad y también me posibilitó creer en mí mismo. No bajé los brazos y continué en una actividad a la que seguí apostando con vocación”.

En función de la retrospectiva de hechos muy dolorosos, Matías admitió que “me tocó vivir dos años muy complejos que me hicieron replantearme muchas cosas. Por suerte, tuve la enorme alegría de poder ser contenido por familiares y médicos que se brindaron por entero en una encrucijada en donde pensé que se me cerraban todas las puertas”.

Para Alé, “la vida siempre te ofrece segundas oportunidades. Cada uno se tiene que hacer cargo de sus crisis, y yo de la mía aprendí muchísimo. Hace casi dos años me dieron el alta de mi internación. Y mirado así, en la perspectiva del tiempo transcurrido, he tenido la posibilidad de aprender muchísimo y crecer como persona”.

En tanto, el actor sostuvo que “la difícil situación que me había tocado recorrer por esos años pudo haber sido producto de un agudo estrés, del cansancio o por un agotamiento físico que estalló en el momento menos pensado. En realidad, ni los médicos saben lo que tuve; no obstante, todos estamos expuestos a transitar un brote psicótico. Volverse loco no es fácil ni es para cualquiera. Lo importante es desdramatizar todo esto, porque la gente cree que si tenés un problema de salud mental nunca más vas a salir de tu casa. Todo lo contrario. En definitiva, por suerte, todo esto ya forma parte de mi historia antigua”.

Ver más productos

San Nicolás Bari, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Nicolás de Bari

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos