Benjamín Vicuña desembarcó en España para quedarse varios meses filmando en Vis a Vis la serie éxito de Netflix que tiene a Alba Flores - quien también fue protagonista de la Casa de Papel - entre sus principales figuras. 

Sin embargo, el actor confesó que uno de los mayores desafíos no pasa por su desempeño en la serie sino por las estrategias que tuvo que pensar y llevar a cabo para ver más seguido a sus hijos Beltrán, Bautista y Benicio, frutos de su ex relación con Pampita. 

"Mis compañeros españoles consideran que una locura el jet lag y los cambios de horarios. Pero lo llevo con entusiasmo entendiendo que hay un sacrificio en dejar a mis hijos más de lo que me gustaría dejarlos. Por ahí pasan dos semanas sin verlos, que para mí se me hace largo, pero encontré una forma para poder viajar, para que ellos me visiten también y de hecho estoy viajando en un par de días más. Y entendiendo que esto es temporal, no es que vine un año completo, sino que son cuatro meses y lo estoy llevando bastante bien", explicó Vicuña a Radio Nacional.

Frente a una rutina agotadora, el actor fue consultado sobre como sobrelleva ese ritmo en medio de la vorágine laboral. "Es cansador, es complicado, porque son vuelos largos, pero también es necesario dar un salto porque mi trabajo implica viajar, es parte de mi ofició de ser actor. Y eso tengo que convalidarlo con mi rol más importante que es ser papá y tratar de acotar la culpa y entender que es parte de mi responsabilidad y hacer equilibrio, ser un equilibrista" .

Además, la actual pareja de la China Suárez fue indagado acerca de su manejo con la prensa y sus hijos. Con firmeza y convicciones claras el chileno explicó: "Entiendo que los hijos son libres, que este rol es un rol maravilloso pero uno viene también a aprenderlo. Vengo a aprender a ser papá con todas las herramientas que me dieron. Y trato de ser la mejor expresión del papá que puedo ser con mi realidad. Y mi realidad es que soy chileno, dejé a mi familia, mis hermanos, mis sobrinos por mis hijos que son argentinos que son mi familia, mi prioridad, ya ahí hay un desarraigo. Luego tengo mi trabajo que implica moverse y esas son cosas que uno va entendiendo".

Deslizando un palo para Pampita, el chileno disparó: "Lo importante es la calidad de tiempo que uno está con sus hijos, el amor que les da y la contención. Y por eso uno debe atender una buena relación para poder seguir adelante".