El cocinero Germán Martitegui se convirtió, con el paso de las emisiones del popular ciclo, en una suerte de "villano" de película, aunque, a la vez, mostró tener los perfiles de una persona de especiales sentimientos. "No soy nostálgico y la verdad que no reniego de mi pasado, todo lo que hice me gusta, pero estoy en un momento muy hermoso. Me gustaría ir al futuro, si puedo, pero con mis hijos y todo el tiempo estoy pensando: qué harán, qué les gustará, a qué se van a dedicar. Yo soy muy de planear", afirmó de manera contundente.

Su primera participación en "MasterChef Junior" "tuvo que ver- según confesó en el programa que conduce Flor Vigna- con la decisión de ser padre". Contó que en primer término se negó a realizar aquel programa porque los chicos con él "no se llevaban" y que hizo un singular pedido a la producción: "Quiero tener una psicopedagoga al lado mío todos los días, ocho horas por días diciéndome cómo tengo que tratar a los chicos porque, realmente, no sé".

Finalmente, los participantes lo conquistaron: "Al cuarto día estaba jugando a la mancha con todos. Ahí me di cuenta que los chicos son un viaje de ida", afirmó como tratando de analizar parte de su personalidad. El inefable Martitegui es dueño de un restaurante que ha ganado varios premios y que apareció en la lista de los 100 mejores lugares para comer en el mundo en el 2015. Su carrera profesional comenzó en 1994 cuando empezó a trabajar como chef en el equipo de Francis Mallmann. No obstante, su imagen de "tipo malo" conquistó a los televidentes y lo ungió en uno de los grandes personajes de "MasterChef Celebrity".

Desde que es conocida en la farándula, Vicky Xipolitakis es conocida por su carisma pero también por varios escándalos que protagonizó. Si bien en el último lustro bajó su perfil y formó una familia, tras denunciar a su marido por violencia de género quedó desamparada con su hijo Salvador. Con tantos problemas a cuestas, estar en " MasterChef Celebrity" fue para Vicky una gran chance que supo aprovechar.

La Griega, en ocasiones criticada por su inocencia y torpeza, demostró durante su participación que tenía un gran talento para la cocina. Sorprendió en las primeras pruebas con un cerdo envuelto acompañado de brócoli, y se llevó la medalla de oro por ser el mejor plato. A medida que avanzaba la competencia, la mediática tuvo altibajos pero en más de una ocasión logró capturar la atención de los jurados. Cuando le tocó despedirse demostró cuánto significó el programa para ella: "Ojalá los prejuicios no existan más... Estoy feliz porque gracias a ustedes y a mis compañeros yo también aprendí. Fue lo mejor que me pasó en la vida, el trabajo más importante después de ser mamá.... Pensé que no tenía vida", dijo emocionada.

Durante el ciclo, Vicky jugó a coquetear con Martitegui y de allí surgió uno de los vínculos más divertidos del reality que culminó con el regalo de una liga de parte de Xipolitakis. Ya sin chistes, luego de la eliminación de la participante, Germán escribió en sus redes para defenderla de todas las críticas: "Yo me quedo con la liga. Pero muchos haters se quedan con la boca cerrada. Un golpe mortal a los prejuicios y preconceptos. Chicos y chicas: garra y esfuerzo mata bolud...".

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos