Mirtha Legrand continúa internada en el Hospital Mater Dei, tras haber sido operada el fin de semana pasado por una obstrucción intestinal.

Mientras la conductora se recupera, un desconocido quiso ingresar a la habitación para tomarle fotos y, por supuesto, el personal de seguridad de la diva se alertó y pudo evitar que ingresara, según contó la periodista Cora De Barbieri en "Involucrados".

"El personal de seguridad presente se dio cuenta de que no era un familiar ni un trabajador de la institución, por lo que lo interceptó y lo requisó. El hombre tenía una cámara abajo de la campera y fue sacado inmediatamente de la clínica", explicó la blonda sobre lo que finalmente fue solo un susto.