@rfilighera

Con el mismo encanto que encandiló a muchos espectadores masculinos, años 80 y 90, ella conserva ese mismo perfume de atracción, como si el tiempo, en definitiva, se hubiera detenido. Esa misma postal, portadora de una belleza sugestiva, es Katja Alemann que ahora vuelve a las tablas, en el teatro Regina, con la nueva versión de una propuesta escénica, muy al estilo de José María Muscari. La artista señaló que “el teatro ha sido mi única fuente de recursos en los últimos tiempos. Y, en esta oportunidad, se vuelve con “Derechas”, un texto que se había realizado hace 15 años. "Tiene toda la impronta de José María (Muscari) en cuanto a un humor sarcástico, delirio y comicidad. Todo esto abordado desde las relaciones humanas, los vínculos familiares y esa contraposición entre amor y odio al mismo tiempo”, expresó.

En relación a la actual problemática femenina, Katja dijo que “nos hemos juntado las mujeres para cambiar el mundo. A partir de ahora, se ha generado una bisagra definitiva, y los varones nos tienen que acompañar en esta instancia de la historia”.

 

La actriz, modelo y artista plástica sostuvo que “estamos viviendo el fin del patriarcado en su más firme sentido capitalista ya que los varones han sido los que rigieron la ley del mercado; fueron, en alguna medida, como los patrones de la estancia. Toda esta película finalizó, estos cambios vinieron para quedarse, por otra parte, seguimos mejorando todo aquello que hace a la organización en varios frentes”.

De postura indomable en varios aspectos, la Alemann destacó aquella modalidad que fue parte de su propia existencia. “Siempre hice lo que me dio la gana. No he sido nunca una rebelde pero me vinculé unicamente hacia aquellas cosas que me atraían”.

Como se sabe, Katja Alemann fue pareja de Omar Chabán, sindicado como uno de los responsables mayores de la tragedia del boliche Cromañón, en el barrio de Once. La actriz lo visitó en la cárcel en los momentos más duros y no le soltó nunca la mano, circunstancia que sí, en cambio, hizo gran parte de sus allegados más intimos. “Sigue siendo para mí un tema muy triste y, en este sentido, se ha dado cita con él, la más alta expresión de la miseria humana. Y los medios periodísticos, precisamente, han plasmado un valorable aporte para acentuar este lamentable panorama”.

Le recordamos, en otro momento de la charla, las polémicas que mantenía, a fines de los años 80, con su “medio” hermano Roberto Alemann (95), emblemático economista, durante el gobierno de Arturo Frondizi y también designado por Leopoldo Fortunato Galtieri, en la última dictadura militar. De manera escueta pero contundente, Katja afirmó: “El tiempo me ha dado la razón y la verdad está a la vista”. Finalmente, señalamos que Katja forma parte de un emprendimiento que busca sentar conciencia en el arte de reciclar las ideas y todo lo relativo al medio ambiente. “Buscamos modificar hábitos, usos y todo lo relativo al descarte. En este sentido y para aplicar todas estas cuestiones realizo un unipersonal referido al canto y a la cocina, en diferentes localidades del conurbano y también en Capital”.