Rocío Gancedo, la ex Gran Hermano, se suicidó la semana pasada arrojándose del balcón de su departamento. La joven precisaba de ayuda psicológica para llevar adelante su vida, ya que sufría de depresión. 

Gervasio Díaz Castelli fue señalado por el entorno de la chica como su psicólogo y en el programa Intrusos se difundió un audio de una conversación entre ambos en el que él le decía: "Si viviera con vos me despierto a la mañana, te ato a la cama… te ato, y te hago tres horas el amor. Sexo trash. Después de eso, ducha caliente. Descargada. Una vez descargada te siento en una silla adelante mío y empiezo a ver si podes tomar algo del otro, sin que entiendas que el otro te quiere atacar. Tomo algo del otro, entiendo por qué me explica, porque a veces uno cuando está medio chiflado se olvida de la idea de empatía y de lo que genera en el otro. Te empiezo a domar y ordenar, esto es así Roció, la realidad es esta, la gente impacta, vos tenés que medir el impacto de tu conducta y tu actitud sobre el otro, es todo un trabajo que tenés que hacer y que te cuesta muchísimo. Y bueno, sino lo haré como amigo. Chau. No te banco más"

 
El mensaje de Díaz Castelli se difundió luego de que el acompañante terapéutico de Gancedo, Guillermo Duarte, lo denunciara en la Justicia por "negligencia profesional". 

Para defenderse, el psicólogo habló con Jorge Rial y dijo que él nunca había atentido a la modelo, sino que se conocieron en una entrevista que él le hizo, luego la derivó a otro profesional, y quedaron con una relación de amistad. 

"Jamás fui el psicólogo tratante de Rocío. Teníamos un juego de adultos, una fantasía", dijo el profesional.