Susana Giménez supo ganarse un lugar en la casa de cada argentino. La diva está hace 30 años presente en la pantalla chica, aportándole frescura y toques de glamour. 

Por ese motivo el gobierno porteño decidió nombrarla Ciudadana ilustre de la capital del país realizando una ceremonia en su honor. 

Susana eligió un vestido color rosa viejo, con un cinturón estampado animal print y unos stilettos en color nude. 

Susana recibiendo la distinción

Mecha Sarrabayrouse y su hija Lucía Celasco estuvieron presentes para acompañar a la diva. También estuvo el hermano de la conductora, Patricio

El invitado sorpresa fue Facundo Moyano, quien estuvo sentado en una de las primeras filas del evento, para brindarle todo su apoyo. 

Al momento de hablar con la prensa, Susana dijo: "Me voy muy contenta. Es algo que no esperaba" y se quejó sobre el tránsito: "Desde mi casa tardamos una hora y media en llegar". 

¡Mirá el video!