Su historia de amor quedó muy atrás en el tiempo, pero tuvo tal impacto mediático -sobre todo su escandaloso final- que Silvio Soldán no puede evitar seguir hablando ocasionalmente de Giselle Rímolo. Su ex pareja, condenada a 9 años de prisión por homicidio culposo y ejercicio ilegal de la medicina, obtuvo un beneficio de la Justicia por buena conducta y por haber cumplido más de la mitad de la pena: tendrá salidas transitorias de la cárcel de Ezeiza.

Pero esas salidas no serán un lecho de rosas para la falsa médica, ya que podrá salir 48 horas al mes para estar en la casa de Don Torcuato que supo compartir años atrás con quien fuera su pareja y abogado, Juan Gainedú, quien actualmente estaría en pareja con otra mujer y viviendo bajo ese mismo techo. Estas acotadas salidas transitorias serán monitoreadas a través de una tobillera electrónica y su salida del penal es inminente.

Frente a esta noticia, el popular conductor habló en "Los mañaneros" con Diego Pérez y Andrea Bisso. Respecto de las salidas transitorias que tendrá su ex, advirtió: "No tengo la menor idea ni tampoco me interesa. Si me la cruzara por la calle no sé si la reconocería, porque está muy distinta, me dijeron. Igual no creo que ella me salude a mí tampoco. Si me pidiera perdón, no sé lo que haría, no se puede predecir, no creo que ocurra nunca nada de eso. Para mí los asuntos terminados están terminados definitivamente".

"Con el tema de Silvia Süller, por ejemplo, varios de esos pronosticadores decían 'el año próximo seguro Silvio y Silvia juntos nuevamente'. Y yo no termino por un rato", enfatizó. "Claro, están acostumbrados a que, por ejemplo, dos vedettes se pelean, se insultan ¡y después se dan piquito! Yo eso no lo hago. Cuando se termina algo, se terminó. Es como cuando el cristal se rompe, no se puede volver a unir, desgraciadamente. Yo a Silvia la respeto enormemente, porque me dio un hijo maravilloso al cual amo y me ama", finalizó.