El domingo durante su programa, Susana Giménez reveló un episodio jamás contado que podría complicar a Silvio Soldán, identificado por su ex, Silvia Süller, como el autor intelectual de los delitos por los cuales Giselle Rímolo fue condenada a prisión.

"Fui a hacerme masajes a lo de Soldán, que ella atendía ahí, nunca fui a su clínica. Nunca lo dije porque me dio vergüenza que ella me dio unas pastillas para adelgazar. Nunca las tomé, las tenía en la mesita de luz. Un día voy a salir para el canal y me miro al espejo y digo 'estoy hecha una vaca, no puedo salir así en televisión, me voy a tomar una pastilla'. No sé cómo te iba a adelgazar una pastilla, pero viste cuando te ves mal…", contó la diva.

"Llegué al canal y me agarró un dolor de cabeza que casi me muero. Le dije a mi asistente, que en ese momento era Hugo Fernández: 'No es dolor de cabeza normal, no me dejes sola, dame hielo'. Llamaron a la Favaloro y tenía 20 de presión, cuando normalmente yo tengo 9. Me fui a mi casa, por supuesto, no pude hacer el programa" y aseguró que por la presión que le había producido el medicamento, se le había roto una vena del cerebro. 

 

Sin embargo, Silvio Sildán fue abordado por una notera de "Los ángeles de la mañana" y desmintió rotundamente el relato de la rubia: "En mi vida recibí a Susana Giménez en mi casa. Jamás, no tengo la menor idea".

Ante la insistencia de la notera, quien le recordó que fue la propia conductora quien había confirmado el relato, el ex de Rímolo enfatizó:

"Nunca la tuve en mi casa a Susana, a no ser que haya entrado por la ventana".

"No lo sé. Rímolo nunca vivió en mi casa, no convivió conmigo… Giselle me habrá robado la llave alguna vez, cosa que me resulta muy difícil. No entiendo, no sé lo que pasó. Que la haya llevado a una casa y le haya hecho creer que era mi casa. Que haya entrado por la casa de mi madre, pero eso también me parece muy difícil".

Por otro lado, admitió que tenía conocimiento de que Susana había sido paciente de Giselle: "Nunca me dijo que se atendiera en mi casa. En el living de ella, en un corte, me dijo que la atendió a ella y le hizo mucho mal, pero nunca me dijo que haya sido en mi casa. ¿qué tengo que ver?".