Roberto Carnaghi pertenece a esa historia del teatro argentino cargada de experiencias brillantes en cuanto a recorrido por los grandes clásicos y obras de repertorio, aunque no exenta, por otra parte, de la complejidad que registra el oficio del actor, irregular e inestable laboralmente. La pandemia sigue generando incertidumbre en su rubro. "Pero no solamente a las diferentes estructuras de la actividad teatral. La crisis abarca mucho más", aclara en diálogo con Crónica.

La actividad del actor se desarrolla bajo el régimen monotributista, autónomo, por su propia naturaleza. "Es que hemos tenido, históricamente, una relación de dependencia temporal y, en función de esta circunstancia, se ha manejado nuestra economía", apunta Carnaghi.

En las últimas semanas muchos de sus colegas han encontrado un "plan B" en la chance de realizar espectáculos a través del streaming, vía de escape en épocas que exigen distanciamiento social. "Entiendo que es una alternativa posible a causa del distanciamiento social que tenemos que llevar adelante a causa de esta terrible situación con el bicho", opina el intérprete.

Hace poco más de un mes se pudo ver por YouTube la obra "Rey Lear", de William Shakespeare, que Jorge Lavelli dirigió en el Teatro San Martín en 2006, y en la que Carnaghi acompañó al protagonista Alejandro Urdapilleta en el rol de Gloucester. Roberto celebró la decisión del Complejo Teatral de Buenos Aires de ofrecer online esta excepcional puesta, aunque confesó que extraña el teatro presencial.

"El teatro tiene sus propios códigos, con público y actores presentes, comunicados entre sí. En cambio, el teatro filmado es otra cosa. Más que nada, es el testimonio, es un registro", señala.

A principios de marzo iba a reponer en el Complejo Cultural 25 de Mayo, del barrio de Villa Urquiza, el espectáculo "Aquí cantó Gardel", pero no pudo ser. "Muy probablemente, estemos ante cambios profundos en la actividad comercial de los teatros en tiempos venideros. Esta pandemia marcará un antes y un después en nuestras vidas", concluye, casi resignado.