Fernanda Vives ratificó la denuncia ante la Justicia contra su ex pareja, Daniel "La Tota" Santillán, con el que compartió ocho años de su vida.

La rubia contó en "Intrusos" que las peleas empezaron a ser cada vez más frecuentes y que podían generarse por diversos motivos, como por ejemplo los celos del conductor hacia ella.

Actualmente, la actriz está casada con el futbolista Sebastián Cobelli y tiene dos hijos con él. 

Vives reveló que convive con el miedo de que Santillán le haga algo: "Si bien hasta hoy, después de tanto tiempo, lo dejé pasar, por la situación de él, temo por mí, por mis hijos y por mi marido. Un médico legista dijo que él es peligroso para sí y para terceros, que tiene tres denuncias por violencia de género en el juzgado 26 y eso a mí me da miedo... puede atentar conmigo (SIC) cuando me lo cruce.., está fuera de sí". 

Vives y Santillán en mejores tiempos 

El último episodio de violencia que recuerda fue cuando tuvo que compartir una casa debido a una obra de teatro en Córdoba: "Tenemos una discusión y él me empieza a pegar piñas, me agarraba de los pelos", relató. 

Vives quiere lograr una prohibición de acercamiento y de contacto del conductor hacia ella o su familia. "Él me pegó y me humilló". Además, contó un duro momento de su vida en pareja con el Santillán: "Yo quedé embarazada de él, que era un tema que no quería saber nada… Cuando digo que estoy embarazada, empezamos a discutir. Me empieza a pegar, me tira al piso, me empieza a dar patadas en la panza…"

El conductor fue protagonista de un confuso episodio en Vicente López este año al robar mercadería de un local. Santillán habría tenido un brote psicótico que le produjo la incomprensión del acto criminal que realizaba. Sumado a este momento terrible para el animador, su ex mujer Sol Fiasche lo acusó de violencia de género.