@gralaunica

Osvaldo Laport nació el 12 de agosto bajo el signo de Leo, en tanto, la carta del arcano que le corresponde es La Fuerza: personas defensoras de la tradición que saben buscarse un sitio en sus actividades. Vale señalar que asumen la función de preservar las leyes técnicas y de conocimientos esenciales y, en este sentido, se puede decir que son prósperos. Reconocen a pocas personas como sus iguales y hacen lo posible para obtener todo aquello que sea positivo para su trabajo.

La idea de que el conocimiento es poder se refleja claramente en cada una de sus actitudes y su estilo de vida refleja que es consciente del valor de las reglas y las leyes. Sin embargo, se aferran con fuerza a su trabajo y suelen vivir en una rutina frenética para desequilibrarse fácilmente. Lamentablemente, son propensos al estrés y podrían ser más eficaces en sus trabajos si tomaran conciencia del valor de su poder, y así, por otra parte, moderar sus actitudes tan dominantes.

Osvaldo Laport (Pablo Villán - Diario Crónica)

Si lograran asumir la posibilidad de preservar su sabiduría y dedicarse únicamente a las cosas que son expertos, podrían llegar a tener un recorrido muy eficaz en una vida muy equilibrada. Por ese motivo, a veces, dan la sensación de que para ellos la vida no pasa sin dejar grandes enseñanzas.

Por otra parte, la claridad de objetivos se combina con su ingenio y la tenacidad. Se sienten felices y trasmiten esa alegría a quienes están a su lado. No obstante, a ellos les resulta difícil encontrar el equilibrio entre las obligaciones que asumen. Asimismo, son directos en sus discursos y honestos y hacen gala de ser muy reservados.

Una y otra vez, vale señalar que es muy poderosa la carta del arcano que le corresponde a Osvaldo Laport. Precisamente, esta carta nos está hablando del control de su naturaleza e instintos y de ese equilibrio espiritual para sanar problemas con su salud en este momento. Esta carta nos dice que las oportunidades se van a presentar muy eficaces si se usa la perseverancia. Es importante no dejarse llevar por cualquier tipo de circunstancia azarosa, en todo sentido.

Es un buen momento para el dinero y por lo tanto, este tipo de acción deberá emplearla en los vínculos afectivos y también en los nuevos proyectos que se avecinan.