Su signo es Acuario y su arcano es La Estrella.

Luciano Cáceres nació el 24 de enero, su signo es Acuario y el arcano que le corresponde es La Estrella. Los nacidos bajo este signo son personas que buscan equilibrio en sus vidas, armonía, amor y rodearse de gente generosa. Quieren sentirse útiles y apreciados, son protectores de la gente que los rodea.

Su alto grado de percepción hace que tengan una gran inteligencia emocional y un grado alto del sentido humanitario. También tienen capacidad para desenvolverse en los negocios, se sienten bien en cualquier círculo social, aunque muchas veces en situaciones simples les cuesta tomar decisiones.

Tienden a preocuparse en exceso, no saben pensar fríamente, saben que deben ser más mentales y emocionales ya que de esa manera todo lo resuelven mucho más rápido gracias a su capacidad mental. Su carácter bondadoso y equilibrado atrae a las personas con gran facilidad, no le gusta estar solo y le encanta trabajar en equipo.

El éxito en lo que haga dependerá de cómo se siente con quienes comparta su trabajo, suelen ser muy dependientes de sus seres queridos. Irradian amor, comprensión y felicidad. En los sentimientos, necesitan una pareja que esté dispuesta a darles el tiempo y el espacio que necesitan.

Acuario se caracteriza además por su personalidad totalmente desinteresada y el ser pasional. A la vez tienen esa dualidad, esa necesidad, ayudar siempre a quienes lo necesiten; quieren arreglar el mundo, aunque saben que es imposible. La paciencia es su principal arma, son calmos, les gusta pensar antes que hablar y tienen una gran inclinación a mirar el futuro, sin detenerse en sentimentalismos y melancolías.

Esa fuerza los lleva a alcanzar las metas que se propongan; de esa manera Luciano Cáceres toma la vida, le encanta trabajar y lograr el éxito en cada proyecto, su ángel siempre lo acompaña y él lo sabe.

Su carta, La Estrella, es una de las más positivas del tarot, habla de la esperanza y la claridad en todo lo que piensa y hace, este arcano nos habla de situaciones que traen aires nuevos y paz espiritual. La aparición de nuevos proyectos con muy buenas expectativas, tanto afectivas como laborales totalmente positivas, lo aguarda en estos meses.