@gralaunica

Darío Grandinetti nació el 5 de marzo, su signo es Piscis y el arcano que le corresponde es La Luna. Estas son personas de buenos modales, totalmente calmas, aunque en su interior suelen acumularse turbulencias. Saben disimular sus malos momentos cuando las cosas no salen como lo pensaron; la corriente emocional que fluye bajo esa apariencia alegre es extraordinariamente poderosa.

Son excelentes compañeros, muy entretenidos y solidarios, capaces de poner a todos de su lado gracias a la agudeza de su ingenio y a su mente incisiva. A veces suelen perder ese encanto y caen en inestabilidades en su vida emocional. Es importante para ellos aprender a controlar sus impulsos; a veces necesitan un respiro y reflexionar en soledad.

Son reservados; pueden expresar en el trabajo toda su energía y mostrar lo mejor que pueden dar. Son tan lógicos y objetivos como apasionados y casi irracionales; capaces de pasar de un estado al otro en un segundo. Mantener un mayor equilibrio e integrarse a los diversos aspectos de su personalidad es una de las tareas más desalentadoras.

A veces se retiran a su mundo interno, un lugar de sueños en el que sus capacidades pueden aportarles beneficios. Entonces es cuando tienen esos momentos de gran creatividad; son muy perceptivos, absorben todo tipo de impresión, a veces con peligro de caer en la confusión.

Tienen vocación de servicio; sienten que están en este mundo para ayudar aunque también poseen cierta inclinación hacia la tristeza y la melancolía. No les gusta confrontar en el trabajo; su vocación es muy fuerte y lo que hagan saldrá perfecto.

Para Darío Grandinetti, su arcano simboliza los miedos; en este caso es el futuro tanto emocional como imaginario. En esta etapa las cartas nos muestran que esos temores empañan su presente, donde están las nuevas oportunidades laborales que, si abre su corazón y su mente, logrará concretar y salir nuevamente de su lugar de refugio para afrontar nuevos proyectos.