La Justicia consideró como responsables de la muerte de Débora Pérez Volpin al médico endoscopista, Diego Bialolenkier y a la anestesista Nélida Puente y los embargaron por 1,7 millones de pesos a cada uno.

El juez Carlos Bruniard consideró bajo la carátula de "homicidio culposo" a los profesionales que llevaron a cabo la endoscopia que se le realizó a la periodista el pasado 6 de febrero y le provocó la muerte.

La legisladora y periodista falleció a los 50 años

Tanto el médico endoscopista como la anestesista no tendrán prisión preventiva y aguardarán en libertad hasta el juicio penal.

El juez consideró como responsables a ambos de "provocar la muerte de la señora Débora Denise Pérez Volpin al haber obrado en forma imperita, negligentemente y sin observar las reglas del arte de curar". 

Por otra parte, Bruniard manifestó que la periodista no presentó ninguna deficiencia en su salud o integridad física al momento de la realización de la endoscopia y por lo tanto, durante la practica, el mal manejo de los instrumentos quirúrgicos le provocaron lesiones mortales.  

En sus declaraciones testimoniales, Bialolenkier y Puente se acusaron mutuamente por la muerte de la periodista pero el juez determinó que las responsabilidades fueron compartidas.

La decisión de la no prisión preventiva que dictaminó el juez fue debido a que plantea que el médico y la anestesista no intentaría eludir a la justicia ni tampoco entorpecer la causa. A su vez, la defensa de Puente y de Bialolenkier tienen hasta el martes para apelar ante la Cámara.