En 2007 sufrió un accidente automovilístico y se salvó de milagro. Actualmente, Mariana De Melo se encuentra alejada de su carrera artística, tiene dos hijas, Lupe y Zoe, y está casada con José Fortunato

En un móvil que brindó a "Los Ángeles de la Mañana", la modelo contó: “Estoy súper feliz, después de tanta lucha, estoy con dos nenas encima, después de no poder ser madre y luchar muchos años. No lo puedo creer. Estoy súper feliz de lo que estoy viviendo hoy, de tener dos hijas”.

Luego, la morocha contó su dura experiencia para poder convertirse en madre: “Cuando conocí a mi marido estaba todo bien, todo divino, pero había algo que no me dejaba tranquila ni conforme con la relación que tenía porque yo sabía que no iba a poder ser madre. Me pesaba mucho. Cuando salí de la clínica me dijeron que no iba a poder ser madre por todas las operaciones que tuve, que me abrieron toda. Sí podía quedar embarazada, pero los perdía”.

"Cuando salí de la clínica me dijeron que no iba a poder ser madre por todas las operaciones que tuve, que me abrieron toda".

“Entonces, le dije a mi marido que no podíamos continuar con la relación porque él tenía el deseo de ser padre y yo no iba a poder ser madre. Cuando se lo planteé me dijo que me quedara tranquila, que íbamos a luchar, a tratar de poder, y que en caso de que no pudiera, él se iba a quedar conmigo. Eso me mató, acepté lo que me dijo y nos casamos sin saber si podía ser madre. Ahí empezó la lucha. Pude quedarme embarazada varias veces, pero todos los embarazos los perdíamos", continuó.

"Pude quedarme embarazada varias veces, pero todos los embarazos los perdíamos".

Y reveló: "Los dos estábamos tristes y no sabíamos ya qué hacer. Encima, lo ocultaba porque me hacía mal. Lo sabían mi marido, el obstetra y mi amiga, mi hermana Evangelina Anderson”.

En ese momento, Mariana se sinceró aún más y expresó: "Yo perdí siete embarazos antes de tener a Lupe y fueron muy duros. Cuando me quedé embarazada de Lupe, Evangelina vino a la Argentina y fue a pedir por la continuidad de mi embarazo a San Ramón. Y acá está Lupe. Fue como un milagro y muy emocionante. Lupe es nuestra niña adorada porque de no ser madre de repente tenerla a ella es algo maravilloso".

"Yo perdí siete embarazos antes de tener a Lupe y fueron muy duros".

"Es algo muy duro y triste, pero todo se puede en la vida", concluyó dando un mensaje de esperanza.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a la beata Maria Antonia Grillo

La Iglesia recuerda a la beata Maria Antonia Grillo

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos