Pablo Echarri, protesorero de Sagai, salió a responderle a Beto César por sus dichos. El humorista es uno de los que encabeza la lista “Lila”, oposición que peleará con la comisión directiva actual de la asociación en las próximas elecciones. “Más allá de la intención de colocar un manto de sospecha a nuestra honestidad, en sus declaraciones hay inexactitudes, algunas se ven claramente por desconocimiento y otras, tal vez con un poco de mala leche”, dijo Echarri.

Luego, Echarri esgrimió algunos argumentos aclaratorios sobre los porcentajes que se destinan al reparto de los socios y a la administración de la entidad. Explicó también que una de las acusaciones en su contra, relacionada con la compra de Lebacs con dinero de la asociación, se hizo “en un período de superávit. Teniendo en cuenta la realidad argentina, se destinó ese dinero en vez de dejarlo abajo del colchón, y se hicieron excelentes inversiones financieras que le han dado un superávit mayor. La ganancia queda para la sociedad”.

Al hablar sobre las próximas elecciones, aseguró que “estamos felices de tener una lista opositora. Hacer este ejercicio democrático nos va a tener un enorme crecimiento. No tuvimos posibilidad de confrontar con nadie en estos doce años y uno se va achanchando”.

 

Más allá del buen deseo inicial, Pablo admite que no cree que la nueva lista esté capacitada para gestionar Sagai: “No es fácil entender cuáles son los pormenores de esta sociedad. Es de alta complejidad el tema de reparto de derechos. Tendrían que hacer la experiencia para conocer a fondo, pueden entrar con una minoría y hacer sus primeras armas. Si llegaran a ganar, los socios sentirían un vacío bastante peligroso”.

Tras admitir que no conoce bien quiénes conforman la lista, en la entrevista que realizó con “Intrusos” confesó que “entiendo que mi participación puede generar cierto resquemor. En algún momento pensé en dar un paso al costado en Sagai para que eso no quede en primer plano. Se lo planteé a los compañeros y no me dejaron renunciar. No tengo por qué correrme por mi ideología. Tengo una vocación profunda para defender nuestros derechos”.