Paula Chaves y Pedro Alfonso no siguen libretos ni manuales a la hora de criar a sus dos hijos, Olivia y Baltazar, sino que se dejan guiar por su propio instinto y convicciones.

La modelo es una acérrima defensora del colecho, la lactancia y el parto respetado y, además, quiere que sus hijos crezcan con el valor del respeto por la diversidad y la inclusión.

"Para mí es muy simple: ellos pueden ver imágenes de personas del mismo sexo besándose y pueden jugar con los juguetes que quieran. Para mí no hay género a la hora de jugar a cuidar bebés, a la cocinita y a las carreras de autitos. Baltazar es muy chiquito aún, pero los estoy criando hacia ese lado, libres, flexibles. De hecho, noto que Olivia nunca se planteó siquiera si una pareja está compuesta por dos personas del mismo sexo o no, para ella todo es natural y eso me alegra", aseguró la diosa.

“Una foto solos...” @chavespauok

Una publicación compartida de Pepe (@pedroalfonsoo) el

Por otro lado, se refirió a una de sus luchas, que es tiempo de licencia laboral por maternidad previsto por la justicia: "No hay ninguna mujer trabajadora que no lo sufra. Es espantoso, un horror, tener que dejar un bebé en una guardería a los tres meses considerando que necesita leche materna y ese contacto permanente al menos hasta los seis".

"Yo tuve que volver a trabajar al mes y medio de que nació Baltazar y fue una locura.Un día colapsé. Me agarró una manifestación en la 9 de Julio, se me quedó el auto, hacía calor. Me bajé, me metí en una concesionaria con mi bebé y me puse a llorar. Dije: 'No voy más'. Llamé por teléfono y dije: 'Perdón, sé que no es la forma en que se termina un programa, pero yo no puedo más'", agregó. "No importa qué tanto ames tu trabajo o el éxito que tengas, los tiempos de la maternidad van en paralelo y exigen que te bajes de esa vorágine", finalizó Paula en una entrevista para la revista "Ohlala".