Podría decirse que Pampita está en la cresta de la ola: Estrenó una película, donde tiene un rol protagónico, conduce su propio programa, " Pampita Online", y es jurado del Bailando.

La diosa, que parece tener un presente y un futuro brillante no siempre la pasó bien: sufrió la muerte de su hija de seis años y durante mucho tiempo quedó devastada. Le tomó mucho trabajo reconstruirse y poder rehacer su vida y cuando creyó que estaba entera se divorció de su marido luego de 10 años de relación al descubrir que le había sido infiel.

En una entrevista para "Perros de la calle", la diosa abrió su corazón y habló de todo. Consultada acerca del apoyo y el cariño que recibió de la gente en el momento más duro de su vida, la modelo aseguró: "¿La verdad? Me pasó en los malos momentos, en ese en particular del que estás hablando, que no veía a mi alrededor. Es muy complicado de describir".

"No estaba consciente de nada de lo que pasaba a mi alrededor y me llevó muchísimos meses conectarme de vuelta con la gente. Me tomé mucho, mucho, mucho tiempo antes de conectar con la gente otra vez. Así que no tuve una devolución instantánea ni tampoco en el momento me molestó la prensa porque estaba como en una burbuja, no veía lo que pasaba a mi alrededor. No veía nada", agregó la conductora.

En cuanto a sus momentos de crisis amorosas la modelo reveló que siempre sintió a la prensa muy encima: "Muchas veces los veía desde las cámaras de mi casa todo el día sentados afuera esperando que salga, comían ahi todo. Y yo a veces me quedaba en mi casa todo el día".

Por otro lado, Pampita hizo referencia a su ex pareja, Benjamín Vicuña, quien actualmente está esperando un hijo junto a "La China" Suárez: "Tengo mucha buena onda con él. Me cae muy bien. Sería raro que no cayera mal, estuve 10 años casada con él. En el cumple de los chicos nos mandamos fotos de cuando nacieron y esas cosas. Benjamín va a ser familia para siempre".

Para finalizar, la jurado del Bailado reveló que es muy religiosa y suele practicas los distintos ritos: "Soy católica, voy a adoración al santísimo, es lo que más me ayudó a pasar por varios momentos difíciles de mi vida". "Hay como un tabú en los medios con la religión. Como si hablaras del tema y fueras una extremista de una secta o algo. Y no es así, soy normal. Me encanta que mis hijos tengan eso en su vida".