Tras conocerse la denuncia por acoso sexual que realizó Ariana Charrúa, sonidista de A24, contra Ari Paluch, varias mujeres se sintieron incentivadas por la valentía de la joven y salieron a contar sus experiencias con el conductor.

Una de las primeras fue Verónica Albanese, quien contó situaciones difíciles cuando estaba embarazada. Y aún habiendo realizado la denuncia correspondiente aseguró haberse sentido "muy sola".

En la mañana del martes, en diálogo con "Nosotros a la mañana", Federica Guibelalde, quien fue la primera locutora de "El Exprimidor" junto a Paluch rompió el silencio desde Canadá donde reside actualmente.

"En lo personal, yo empecé a trabajar con Ari haciendo La Batidora y El Exprimidor cuando era muy joven, recién recibida; yo tuve que vivir mi propio tormento en el ámbito laboral. En aquellos años, nadie se atrevía a hablar del tema y aceptábamos las conductas machistas como normales. Creo que muchas nos callamos por temor a perder el trabajo", inició.

Luego explicó: "Ari no sólo era mi compañero laboral, era la figura principal del programa y era mi jefe. Sufrí con él... no abuso, pero sí acoso. Desde comentarios y requerimientos verbales, hasta ser destinataria de algún regalo inapropiado. De confundir la realidad con roles imaginarios que representábamos al aire".

"Muchas nos callamos por temor a perder el trabajo"

"Este clima laboral provocó una relación difícil de transitar para mí, con muchos altibajos y que la soporté gracias a que tuve el apoyo familiar y de amigos.Finalmente al cabo de cinco años, ya no aguanté más la situación y dejé definitivamente de trabajar en el programa", agregó.

Finalmente contó los motivos que la impulsaron a contar lo vivido tantos años después: "Es importante para mí contarles que el motivo de este testimonio es acompañar la lucha por la consolidación de los derechos de la mujer. Hoy mi condición de madre de cuatro nenas y pensando en el futuro de ellas, me impone inexcusablemente que yo haga estas declaraciones sobre este tema doloroso".