Ingrid Grudke se inició en el modelaje a los 15 años cuando fue descubierta por el scouting de Elite Agency. Desde entonces no paró de brillar y destacarse como una de las modelos más reconocidas de la Alta Costura. Sin embargo, en la cuarentena por coronavirus, decidió dar un giro de vida y se volcó hacia el fisicoculturismo.

Luego de 30 años de trayectoria sobre las pasarelas y de posar con vestidos de los diseñadores más destacados de la moda y posar para cientos de tapas de revista, la oriunda de Misiones de 45 años quiso probar algo nuevo: comenzó a entrenar más, cambiar sus hábitos alimenticios y se animó a competir por primera vez en dos eventos internacionales: Arnold Sports Festival Europe y Fit Model.

El primero es un festival apadrinado por Arnold Schwarzenegger y se celebra en forma anual en diferentes sedes de España para albergar a competidores de todo el mundo en distintas categorías asociadas al fitness. Mientras que Fit Model está inclinado hacia el modelaje.

A través de sus redes sociales, Ingrid compartió algunas imágenes de su paso por la competencia y destacó: "Viendo todas las imágenes, hablando con tantas personas, comienzo a entender todo lo qué pasó, lo que logré, todo el trabajo que hicimos en equipo y todo lo que se generó alrededor de mi presentación en estos torneos".

"Analizando el día después, esto no es suerte. Esto fueron muchas horas de trabajo y dedicación para un objetivo concreto", reconoció en su últipo posteo de Instagram. Y una vez terminado el torneo celebró: "Un día después. Hoy comenzó mi día de descanso. Después de tanta preparación y de pensar tanto en todo lo muevo para mi, que fueron estos dos torneos".

Y cerró con una gran reflexión: "El futuro se construye. Es simple pero no fácil. El límite solo está en nuestra mente, todo depende de de la energía positiva que le ponemos a cada objetivo que queremos realizar. El futuro lo construimos nosotros".