Noelia Marzol volvió a los escenarios como una de las protagonistas de "Sex", con las funciones presenciales y tras pasar el 2020 con la "Experiencia virtual", y al mismo tiempo atraviesa un hermoso momento por su embarazo, esperando su primer hijo con el futbolista Ramiro Arias. Ahora, la bailarina habló de los mitos sobre la sexualidad en esta etapa que vive.

Marzol reveló que recibe muchas críticas por seguir bailando en un espectáculo tan fuerte: “Todavía hay gente que me critica por mostrar mi cuerpo estando embarazada. La mujer no se tiene que convertir en una ameba para cuidar su embarazo, salvo que la indicación médica sea que es un embarazo de riesgo”, reflexionó en "Por si las moscas".

"Aprendemos que la maternidad es compatible con el trabajo, el estudio y muchas cosas que tienen que ver con la vida de la mujer”, aseguró.

Luego se defendió de los comentarios negativos: “Me criticaban porque sigo bailando, pero todo eso está aprobado por mi médico. Y la realidad es que está mal culpar siempre a las madres por las pérdidas de los bebés, que además por lo general suelen ser errores genéticos por cuestiones de padre y madre, no errores de la mujer”.

El plan de la bailarina es seguir en 'Sex' hasta los nueve meses.
El plan de la bailarina es seguir en "Sex" hasta los nueve meses.

Y también contó cuál es su plan para el futuro: “Lo ideal sería seguir trabajando los nueve meses acomodando las coreografías a lo que me diga el médico y a lo que me permita la panza. Si no, seguiré haciendo hasta donde se pueda".

A pesar de los grandes cambios sociales que se viven en los últimos tiempos, para Noelia todavía hay que luchar contra ciertos mandatos sociales que existen sobre la maternidad: "Hay una presión fuerte sobre ser madre, y todo lo que se supone que dejas de ser al ser madre".

"No te convertís en una sola cosa, podés seguir siendo sexy, podés seguir teniendo deseo sexual, seguís siendo mujer y te pasa de todo", analizó sin tapujos.

Asimismo mencionó cuáles fueron los cambios que sintió en su nuevo estado: “Me cambió el cuerpo: no me entran las tangas. Pero entiendo que es un período de tiempo en que el cuerpo se amolda a algo nuevo. No permitirse engordar un gramo es ilógico”.

Y habló de la importancia de tener un compañero como Ramiro para evitar caer en inseguridades: “Por suerte me ayuda mi pareja, que no para de repetirme lo linda que estoy y que le encantan mis nuevas curvas. Y que al público no le importa si tengo más celulitis, estrías o lo que sea”.