El regreso de Viejas Locas era un de los más esperados: los fanáticos compraron las anticipadas con tiempo y pagaron $700 para el show, además de comprar los traslados desde diferentes puntos del país. Pero ni siquiera pudieron ver tocar a su banda favorita una canción. A lo único que llegaron a ver fue a su ídolo Pity Álvarez bajo una lluvia de botellazos, después de llegar con 7 horas de retraso. 

El productor del espectáculo, Lucas Salinas, explicó el porqué de la tardía aparición del artista: "No va a haber devolución de las entradas. Es algo matemático porque estoy pagando las cosas que le correspondían pagar a 'Pity' Álvarez. Sinceramente no sé qué decirle al público, pero yo hice todo para que el show se haga. No soy un garca ni desaparecí". 

 

Salinas contó a La Gaceta el motivo por el cual el cantante no se subió a cantar, por lo que produjo la furia de sus fanáticos, quienes incendiaron parte del escenario: "El problema fue de dinero, pero no por parte mía, le iba a pagar todo lo que correspondía. El tema fue que los aplaudidores que lo rodean le dijeron que íbamos a meter 10.000, 12.000 y hasta 15.000 personas. Hubiese sido buenísimo, pero la realidad es que cada vez que veíamos cuántas entradas se iban vendiendo, las cifras eran otras y él no me creía. Yo conocía lo que pasaba y nunca le mentí. La cosa está difícil y la gente no compra tantas anticipadas, pero se terminaron vendiendo más de 7.000 localidades en total". 

Por este motivo, el cantante no quiso viajar a Tucumán, pero finalmente terminó yendo en un vuelo privado. Por este motivo se produjo la demora.