Nicolás Repetto fue muy criticado por la desafortunada pregunta que le hizo, durante el programa que conduce, a Débora Garay, víctima de acoso sexual en el subte. "¿Pero cómo ibas vestida?", quiso saber el conductor. Y esa frase le valió el repudio de un amplio sector de la sociedad que consideró que Nico estaba intentando justificar el abuso por la vestimenta de la mujer.

Al reparar de la gravedad de lo que había dicho, Repetto pidió disculpas al comienzo de su programa y trató de explicarse: "Mi intención era entender el contexto de los hechos. Me han preguntado por qué le preguntaste y me había sorprendido lo que le pasó a Débora".

"De ninguna manera lo pregunté para justificar el acoso ni el exhibicionismo. Lo dejé en claro muchas veces. Pero con el correr de la tarde de ayer me di cuenta de que lo que estuvo mal de la pregunta fue que cambió el foco del problema: parece haberlo trasladado más hacia lo que tenía o no tenía que hacer la mujer, que era la víctima en definitiva, y esa no era mi intención, para nada. Lo que hay que atacar es el problema, y el problema nunca es la víctima", agregó el conductor.

Y pidió disculpas a todas las mujeres que pudieron haberse sentido "acosadas o menospreciadas" por su pregunta.

Por último, rescató la lección que había recibido del episodio: "Lo bueno de haberlo preguntado, si es que tuvo algo de bueno, es que la respuesta de ella dejó clarísimo que no importa cómo vas vestida, porque ella tenía el uniforme de trabajo. Por lo tanto, con toda seguridad, esta pregunta no la voy a tener que utilizar más".