El lunes por la tarde, Morena Rial fue internada en el Sanatario Finochietto debido a un bajo conteo de glóbulos rojos. La hija de Jorge tuvo que recibir tres transfusiones de sangre y pasar la noche en la clínica.

La joven estuvo acompañada de dos amigas, pero luego denunció en Instagram que su padre las obligó a abandonar el lugar.

Quien también se hizo presente fue Natacha Jaitt, aunque no la dejaron pasar a ver a Morena. Desde la entrada del sanatorio, la mediática denunció a Jorge Rial por abandonar a su hija en un momento tan delicado. 

 

Además, le pidió al ex de More, Facundo Ambrosioni que le pida a su padre que deje de llamarla desde la cárcel. "Dejenla en paz. Dejen de usarla. Se terminó la joda para ustedes también. Basta de sacarle guita y vida. Fin", escribió.

Pero lo más importante, fue el pedido final que hizo Jaitt en sus redes sociales. Natacha pidió encarecidamente dadores de sangre para Morena, para reponer las transfusiones que recibió: "Presentarse cuanto antes en Av. Díaz Vélez 3973, de lunes a viernes de 8 a 18 hs y sábado de 8 a 12hs".

"No le enseñaron el valor del dinero y el trabajo. Nunca le demostraron amor real. Una madre adoptiva que la fajaba y Jorgito que dentro de los parámetros que puede ser el amor solamente se ocupó de la parte económica y nada más", aseguró Natacha y detalló: "Morena se empezó a hacer daño a lastimarse, es una llamada de atención. Jorge nunca se ocupó. More nunca creció, es muy manipulable. Una persona que recibe una educación manipuladora se hace manipuladora no con maldad, sino con naturalidad. Tiene buenos sentimientos, pero no los sabe manejar porque no tiene empatía, que lo hereda de Jorge. La lastimaron mucho, la han usado. Le han tocado parejas que la abusaron, la vivieron, le sacaron. Ella conoció eso, comprar los sentimientos con dinero, como lo hicieron con ella".