@Rfilighera

Personaje entrañable si los hay. Con esos perfiles de afecto, bonhomia y simpleza absoluta, Minguito Tinguitella se constituyó, con el paso de los años, en un referente exclusivo del espectáculo argentino, en el que varias generaciones de espectadores tuvieron la suerte de disfrutarlo en la radio (su lugar de origen), la televisión, el cine y el teatro. Minguito fue la máscara y la pilcha más importante del actor Juan Carlos Altavista, a tal punto, que eclipsó y llegó a superar en importancia y popularidad al propio intérprete del que hoy se cumplen 30 años de su fallecimiento.

Juan Carlos Altavista se formó, siendo apenas un adolescente en las huestes del Teatro Infantil Lavarden, en cuyas aulas compartió lecciones y enseñanzas junto a Beba Bidart , Julia Sandoval y Beatriz Taibo. Precisamente, el personaje que lo hizo famoso surgió del radioteatro que se titulaba “Por las calles de Pompeya llora el tango y la mireya”, creación de Juan Carlos Chiappe.

Sin embargo, la carrera de Juan Carlos tuvo picos de importancia siendo aún niño y el mismo admitió que ha tenido maestros de singular valía como Francisco Petrone, Luis Sandrini y Narciso Ibáñez con el que hizo en cine “Cuando en el cielo pasen lista”, la vida del filántropo William Morris, y en teatro la obra dramática “Sangre negra”, en el Nacional y en el que también participó otro inolvidable: Marcos Zucker.

En cine, su aporte actoral lleva el registro de 51 filmes, varios de ellos con marcada respuesta de taquilla como “Mingo y Aníbal contra los fantasmas” y “Mingo y Aníbal en la mansión embrujada”, en los que compartió rubro interpretativo junto a otro grande del humor: Juan Carlos Calabró.

Juan Carlos Calabró junto a Minguito (Archivo del Diario Crónica).

Probablemente, uno de sus trabajos más considerados por la crítica fue la comedia costumbrista “El salame”, guión de Norberto Aroldi y realización de Fernando Siro. Una historia cotidiana en la que Altavista puso al servicio de una gran actuación todas sus bondades histriónicas. También, encontró una particular veta en la televisión de la mano de Gerardo Sofovich y con los libretos de Roberto Peregrino Salcedo.

Altavista agiornó al personaje y lo hizo suyo y, en cuanto a la vestimenta, como una manera de rendir tributo a su humilde padre. “Me puse ropas de él: su sombrero, su camisa, su saco, el echarpe, un cinto grueso de cuero y le agregué zapatillas de paño y el uso infaltable del escarbadiente”, contó. Su paso por “Polémica en el bar” y también con su ciclo propio, en canal 2, le dieron un marco de destaque al personaje.

Junto a su gran amigo Roberto González Rivero (Riverito) trabajó en varios ciclos radiales. Uno de ellos fue en radio Colonia (propiedad en ese entonces de Héctor Ricardo García), estudio que durante algunos años estuvo ubicado en una oficina de la redacción del diario Crónica (piso quinto), Azopardo y Garay y con la voz super emblemática de Ariel Delgado.

Minguito junto a Riverito (Archivo Diario Crónica).

También realizó una producción periodística especial en la nuestra redacción, oportunidad en que, ataviado como Minguito, recorrió todo. Altavista estaba casado con Raquel Alvarez y fruto de su unión nacieron Maribel (ex esposa de Miguel Ángel Rodriguez), Ana Clara y Juan Gabriel. El actor sufrió una severa descompensación cardíaca cuando se encontraba grabando su programa “Vamos Mingo todavía” para Canal 2 en los estudios que la emisora tenía en la calle Colonia, Parque Patricios.

Durante la grabación de un cuadro (junto a Javier Portales, Silvia Peyrou y María Rosa Fugazot), el simulacro de un disparo asustó al actor (padecía de problemas coronarios y siempre estaba acompañado por una enfermera) que se encontraba en el control e, inconsciente, fue derivado de urgencia al hospital Penna aunque murió horas después. Sus restos fueron velados en la sociedad de Actores.

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos