Hace unos días, Mónica Ayos reveló que había vivido un infierno junto a su ex marido, Mario Valencia, el papá de su primer hijo, Federico. "Hubo denuncias y todo", había contado la actriz.

Este lunes, la artista fue a "Los Ángeles de la Mañana" y contó detalles del calvario que vivió junto a su primera pareja, cuando tenía sólo 19 años. "Recibí  muchas golpizas durante el embarazo, pensé que podía perderlo, no tenía cobertura médica, fue un parto difícil y estuve internada mucho tiempo", contó sobre el momento en el que esperaba a su primer hijo Federico, en el año '92. 

Luego del nacimiento del pequeño, su ex marido le prometió que dejaría la bebida y, para lograrlo, intentaba salir lo menos posible de su casa y vivía con la plata justa. La mejor amiga de Mónica, Alejandra, los ayudaba llevándoles comida y algo de dinero y fue ella quien de alguna manera la salvó.

"Esto termina con mi amiga quedándose en mi casa y él intentando tener relaciones con ella a la fuerza. Fede era bebé y ya había pasado el episodio en el que él me revoleaba un zapato en la cara que le cayó al nene en la cabeza. Ese día escucho que Ale dice 'no, no, no', entonces voy, lo agarro y le digo 'a mi amiga no'. Sabía que se venía una hecatombe, medía más de un metro ochenta", contó.

En ese momento, su pareja empezó a pegarle y ella sólo atinó a pedirle a su amiga que se llevara al bebé: "Se fue en pantuflas con Fede, lo dejó con su mamá y volvió a mi casa con la policía. En ese interín, él ya había amenazado con un cuchillo a un vecino que había tocado timbre para ver qué pasaba". El hombre la amenazó a ella también, por lo que cuando los efectivos indagaron en el asunto, ella les dijo que no pasaba nada.

Ese momento fue cuando todo cambió: "Ahí dije, 'lo tengo que sacar de mi vida'. Le pedí plata a mi abuela, saqué un pasaje para Chile, de donde él era, y volví a mi casa con mi mejor cara, diciéndole que debía estar nervioso y que estaba bueno que fuera a ver a su familia. '¡Qué bueno!' me dijo y se despidió de Fede, yo por dentro pensaba que no lo iba a ver nunca más".

Por otro lado, la actriz contó que además de los golpes, había sufrido una violación a tan sólo dos días de haber dado a luz. "El médico me había dicho que tuviera cuidado porque mi útero estaba mal, él me violo, no se cuidó. Sabíamos que no podía quedar embarazada, que mi útero podía estallar, que era algo muy peligroso, que si quedaba había que hacer un raspaje por protocolo".

Pero después de que Mario se fuera a Chile, no volvió a verlo. Supo que él la buscó y no pudo encontrarla, hasta que un par de años después, su hijo comenzó a necesitar respuestas sobre su historia.

"Cuando Fede empieza a crecer, a los tres años empieza a tartamudear. Yo me preguntaba qué pasaba, si algo no le faltaba era amor. Fuimos a la psicóloga, él no tenía imagen paterna. Ahí empezamos a hablar de su papá, le dijimos que estaba en otro país, que estaba un poco enfermo. Apenas empezó a saber, comenzó a hablar bien", recordó.

A los cuatro años de su hijo, ella se enteró que su ex se había suicidado: "Fue de casualidad porque mi mamá y mi papá estaban haciendo un show en Nueva York y se encuentran con un tío de él, que les contó que se había quitado la vida".

Al enterarse de la noticia, Ayos prefirió decirle al niño que su padre había fallecido en un accidente, hasta que unos años después se le escapó la verdad en un accidente.

Mónica logró rehacer su vida, está en pareja desde hace 18 años con Diego Olivera con quien tiene una hija, Victoria, de 13. Hoy su hijo sabe toda la verdad sobre su papá e incluso la actriz guardó unas cartas que él les envió antes de quitarse la vida, pero que Fede aún no leyó.