Los duques de Sussex, el príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, realizaron el bautismo de su hijo Archie Harrison Mountbatten-Windsor, en una ceremonia privada en el castillo de Windsor, según anunció la familia real.

A diferencia de lo que marca la tradición en la realeza británica, Harry y Meghan eligieron un ceremonia privada en el Castillo de Windsor, a las afueras de Londres, a la que solo asistieron familiares y amigos muy cercanos.

En medio del recelo por no divulgar información sobre la ceremonia si quedó claro que la bisabuela, la reina Isabel II, no estuvo presente, como lo demostró la foto oficial difundida por la casa real. Isabel ya había pegado el faltado el año pasado, cuando el príncipe William bautizó a su tercer hijo, Louis. Sí en cambio, aparece la abuela materna, Doria Ragland, junto el príncipe Carlos y su esposa Camila y los duques de Cambridge.

Tan reservada fue la ceremonia que ni siquiera trascendió el nombre de los padrinos del primer hijo de los duques de Sussex. Apenas se supo que "son amigos de la pareja", pero no personajes públicos, según informó EFE.

Como ocurrió con el nombre del bebe, nacido el pasado 6 de mayo, las casas de apuestas lanzaron la competencia para adivinar quienes serían los padrinos. Los favoritos son dos amigas de la Universidad de Meghan, Genevieve Hillis y Lindsay Roth, la estilista Jessica Mulroney y dos amigos de la infancia de Harry, Thomas y Charlie van Straubenzee.

De todos modos, el palacio de Buckingham ha confirmado, por ejemplo, que Archie llevó una réplica, elaborada en 2008, del mantón bautismal color crema que lució por primera vez la primogénita de la reina Victoria en 1841 y que, desde entonces, se ha utilizado para todos los bautizos reales, incluido el de Isabel II, en 1926.

Archie fue bautizado por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, con agua del río Jordán sobre la pila "Lily Font", una obra de orfebrería elaborada por los joyeros EJ. y W. Barnard en 1840, también a petición de la reina Victoria, que representa "la pureza y la nueva vida" y que la familia real utiliza en estas ceremonias.