El año pasado, Marley se convirtió en padre de su primer hijo, Mirko. Desde ese momento, las redes sociales estallaron de amor y fanatismo por el pequeño. El conductor viajó a Nueva York para grabar el primer programa de "Por el mundo" y aprovechó para bautizarlo. 

Como no podía ser de otra manera, Mirko tuvo padrinos de lujo. Susana Giménez, que fue la invitada del viaje, fue la madrina y Coco Fernández el padrino.

La ceremonia fue en la iglesia San Francisco Xavier y fue transmitida el domingo por Telefe. "Fue uno de los momentos más especiales de mi vida, te quiero agradecer porque te amo y mi hijo es lo más importante que tengo", le dijo el conductor a Susana.

La diva le regaló al pequeño una cruz con diamantes de Tiffany y el gerente de producción de El Trece una medalla. 

Marley aseguró que todo surgió de improvisto y que aprovecharon que Coco también estaba a Nueva York. Flor Peña también viajó a la Gran Manzana para presenciar el emotivo bautismo.