La actriz y vedette María Fernanda Callejón  lanzó fuertes declaraciones a un ciclo radial sobre su pasado y aclaró su postura sobre la despenalización del aborto en un contexto donde las mujeres están levantando la bandera por el "Aborto seguro, legal y gratuito".

"La pérdida de mi primer embarazo fue por un raspaje, que es casi un aborto, y me quedé traumada. Yo nunca lo conté, pero es la razón por la cual no me siento cómoda levantando la bandera de legalizar el aborto. Gran parte de mis colegas no me representan, sin que nadie se ofenda" , inició el descargo Callejón, tras una extensa y profunda charla con "De caño vale doble", Radio Rivadavia.

La actriz, en medio de tantas voces que se manifiestan frente al Congreso luchando por tener dominio sobre sus cuerpos, se animó valiente a dar su punto de vista, que precisamente no es el de la gran mayoría de sus colegas del ambiente. " Yo levanto la bandera de la vida. La otra siento que no debo levantarla y no pasa por dejar de ponerme un pañuelo verde o no, pero no voy a las marchas por eso.

María Fernanda Callejón

Pese a los polémicos dichos de la vedette nacional que se colocó, tal como Nicole Neumann, en la vereda de enfrente al debate público, la actriz reconoció que su postura no es radical: "Mas allá de todo eso, si considero que tiene que salir la ley, porque hubo, hay y seguirán ocurriendo los abortos. Estoy a favor de despenalizarlo porque contempla situaciones límite como violaciones o gente sin recursos".

Además, Callejón contó un hecho que nunca se había conocido de su vida. "Yo perdí mi primer bebé a los 18 años. Estaba entrando en la semana 6. En ese entonces no había medicación para re- absorver entonces fui sometida a raspaje que es casi un aborto. Y a mi eso me trajo muchísimos conflictos a nivel psicológico mas allá de que a través del tiempo me entere que padezco el trastorno de trombofilia", contó conmovida y agregó: " Por eso me pasan cosas ambiguas con el tema, pero entiendo que estamos en víspera de hacer cosas que tengan que ver con el derecho de nuestro cuerpo. Nosotras somos las que tenemos que decidir. En eso si estoy de acuerdo, pero toldaría me cuesta resolver eso internamente. No pasa por ser Católica, no soy del Opus Dei y respeto todas las opiniones. Si no me ven levantar una bandera sobre esto mismo es que aun tengo muchísimas preguntas internas y me moviliza".

 

María Fernanda Callejón y su hija