Algunas horas antes de que las autoridades nacionales decretaran la cuarentena obligatoria por coronavirus, Marcelo Tinelli viajó hacia la ciudad de Esquel, en Chubut, junto a su familia para cumplir el período de aislamiento obligatorio y despertó fuertes críticas por su decisión. Pero luego de un mes en la Patagonia, regresó a Buenos Aires.

En medio de la polémica por trasladarse antes del anuncio oficial de las medidas del Gobierno  hacerse mandar una valija en un "vuelo humanitario", el conductor mantuvo la cuarentena en su estancia y desacreditó los cuestionamientos.

Por la pandemia, el conductor también confirmó la postergación del incio del "Bailando" programado para el 17 de abril, hasta mediados de mayo. Luego de una larga odisea para poder viajar, Tinelli y su familia arribaron a la Ciudad gracias al programa "Volviendo a casa" habilitado por la Presidencia.

"Hace 22 años que tengo casa acá y vine para hacer la cuarentena con mi familia. Tengo domicilio en esta ciudad desde el año 1998. Así como otras personas se fueron a su casa del country, a nosotros nos pareció bien pasarlo en nuestra casa de Esquel. Nosotros vamos a hacer la cuarentena acá y voy a cumplir con mis obligaciones laborales de manera home office desde acá", respondió a las críticas.

Marcelo Tinelli volvió a Buenos Aires tras la polémica
Con Lolo, su hijo menor, en Esquel.

En la tarde del domingo, el empresario intentó emprender la vuelta desde Esquel con sus hijos y su pareja, Guillermina Valdés, pero un desperfecto en su camioneta retrasó los planes y recién este martes lograron volver. Según trascendió, el periodista condujo hasta Trelew y desde allí tomaron un vuelo privado hasta Buenos Aires.