Los rivales menos pensados.

Luego de que Gianinna y Dalma se enteraran que habían sido llamadas a declarar, la primera salió con los tapones de punta contra Matías Morla, el abogado de su padre.

"Todos hablan pero poco saben. Suponer y ensuciar con algo tan grave me parece una barbaridad, pero nada me asombra viniendo de vos. ¡Sos decadente! Llevame a donde quieras. ¡¡No te tengo miedo!! Ni un poco. ¡De última te suelto algún puntito! Tengo un hijo. Él sabe quién y cómo soy. Eso me basta y me sobra para dormir en paz. Ojalá a ustedes les pase lo mismo. La vida me dio la oportunidad de ver caer grandes mitos. Yo me siento a esperar qué pasa con vos. Mientras tanto, sigo viendo tu show", escribió.

Por su parte, Diego, en vez de ponerse de parte de sus hijas, como era de esperarse, el ex futbolista compartió un video en el que bancaba a su abogado y abalaba todas sus acciones: "En medio de las críticas a mi amigo y abogado Matías Morla, les digo que no me voy a borrar. Yo siempre doy la cara. Él lucha contra los que me robaron, caiga quien caiga. No sé dónde está el problema. Si no tienen nada que ocultar, que vayan al juzgado… ".

"Matías Morla es mi abogado y lo seguirá siendo toda la vida. Los días, los meses, los años que me queden, será él. A mí no me compran. No se equivoquen. Yo sigo siendo el mismo rebelde con causas que salió de Villa Fiorito A los 56 años, quiero lo que coseché ", insistió Diego sobre la causa que lleva contra su ex mujer, Claudia Villafañe.