Luciana Salazar mantuvo por años un romance con el expresidente del Banco Central pero tras varias peleas su relación terminó de la peor manera: con su nombre en el freezer. El año pasado se hizo público el final de su escandalosa ruptura cuando el economista escribió el nombre de su amada en un papel y lo dejó adentro del congelador.

Al parecer la rubia habría encontrado a otro hombre de poder que, más allá de los dólares que poseé su bolsillo, la habría enamorado. Se trata de Gil Dezer, un empresario imboliriario y millonario que vive en Miami. El hombre es dueño de las torres Porsche Design y además es amigo y socio de Donald Trump. Sin embargo, en Instagram, Luli se encargó de desmentir la noticia. 

Gil, ¿el pretendiente de Luciana?

Además, la participante de " ShowMatch" respondió una serie de preguntas: